El Castillo de Lézergué es una parada imprescindible en la Ruta de la Sidra de Cornouaille.

El castillo de Lézergué es una parada imprescindible en la ruta de la sidra en Cornouaille. Venga a descubrir nuestra nueva tienda y a probar nuestra gama de sidras y zumos de manzana. Cerca de la Cidrerie, descubra la suntuosa capilla de Kerdévot y su retablo flamenco (siglo XV), la iglesia de Saint Guinal y su órgano de Dallam (siglo XVII), las gargantas de Stangala clasificadas como "lugares y monumentos naturales".
 


► FABRICACIÓN:
DE LA MANZANA SALE LA SIDRA...
... ¡pero no sin la mano del hombre! No sin la mano de Matthieu, que cuida sus árboles durante todo el año, los poda y los cuida para que den los mejores frutos. En el huerto del Château Lézergué no se realizan tratamientos químicos ni una mecanización excesiva que pueda dañar la tierra y los árboles. Así, en la época de la cosecha, los equipos se movilizan para recoger y clasificar a mano las manzanas de sidra producidas en la finca.
Al igual que la vendimia, la cosecha de manzanas no se decide al azar. El grado de madurez de la fruta influye considerablemente en la naturaleza de la sidra, su sabor y su color. Los deliciosos aromas se deben a las 12 variedades de manzanas presentes en el huerto. Rigurosamente seleccionadas, han hecho y hacen de la sidra Château Lézergué un producto excepcional. No en vano, las manzanas que nacen aquí son objeto de tantos cuidados y, admitámoslo, de tanto amor.
 


► LA MEZCLA, LA PARTIDA DE NACIMIENTO DE LA SIDRA
♦ VARIAS COSECHAS
Antes de embotellar la sidra, hay que crearla. Al igual que el vino, la sidra, ya sea brut, semiseca o dulce, se crea mezclando varias añadas. Éstas, después de haber fermentado en las cubas, son seleccionadas por Joseph, el jefe de bodega.

♦ MASTER CHAI
A partir de las doce variedades de manzanas, que son otras tantas variedades de uva, creará las mezclas que darán a la sidra Château Lézergué su riqueza aromática, su color y su identidad. En este sentido, las numerosas cubas de la bodega son una ventaja considerable.

♦ ESTABILIDAD DEL AROMA
Su número nos permite ofrecer múltiples combinaciones de mezclas, pero también garantizar una reproducción fiel de los aromas de un año a otro. Así, la sidra Château Lézergué, como todos los grandes vinos, no se parece a ninguna otra y, año tras año, siempre le proporcionará el mismo placer.